Para dar un masaje épico a tu pareja, o a cualquier persona especial, no necesitas ser licenciado en fisioterapeuta, tampoco un experto en sexología.

Las ganas y el deseo juegan a tu favor. Si estás aquí es porque quieres hacer vibrar a tu pareja. ¡Enhorabuena! Tienes en el bolsillo el factor más importante. No hay nada peor que la otra persona te pida de rodillas que le des un masaje erótico. Eso no se pide, ¡se hace!

Pero no es tan fácil. Además de ganas e iniciativa debes tener claros unos conceptos.

¿Quieres saber cómo enloquecer a tu pareja?

Elige el espacio perfecto para el masaje

Con el sexo no debe haber tabúes y tampoco demasiada preparación, la improvisación siempre es un plus.

Pero con los masajes eróticos la cosa cambia. Quizá a ti te apetezca masajear a tu pareja en la playa con docenas de hamacas alrededor, pero es probable que a la otra persona ese escenario le resulte violento.

Así que antes de ponerte manos a la obra, elige un espacio tranquilo y acogedor.

El salón o cualquier habitación puede ser el lugar perfecto para masajear a tu pareja como se merece. Lo más importante es que esté cómoda.

¡Conquista sus sentidos!

No corras, antes de poner las manos en la masa debes preparar el espacio.

Elige una buena música

Quizá a los dos os guste el heavy metal, pero los masajes eróticos son otra historia. Tampoco digo que pongas la sintonía de El Rey León, tan solo que elijas una música ambiental suave y relajada.

La instrumental es una excelente elección para que tu pareja se relaje y centre en lo importante.

Ilumina el espacio con delicadeza

La luz directa es una mala elección. En el mercado tienes lámparas regulables que te permitirán ajustar la intensidad a tu gusto. Masaje erótico y luz tenue es apuesta segura.

Si quieres algo rápido y barato apaga las luces y coloca dos o tres velas (pueden ser perfumadas).

Aporta un toque diferente

Hombres y mujeres somos diferentes en este terreno. Los hombres, por norma general, no prestamos tanta atención a los detalles; las mujeres son mucho más observadoras.

Si quieres darle un masaje erótico a una mujer debes esmerarte con los detalles. Redecora ligeramente el espacio. Coloca unos pétalos, unas fresas o cualquier otro accesorio que aporte color y un plus de atractivo.

Perfuma ligeramente

Con la vista y el oído en el bote, solo te queda conquistar al olfato. Este punto es muy delicado, si rocías la habitación con “Varon Dandy” o “Amor Amor” no esperes que la otra persona se rinda a tus pies. Tampoco conseguirás buen resultado terminando el bote de Ambi Pur.

Sé original. Elige aromas diferentes, ya sabes, a todos nos gusta experimentar. Pero en este punto es mejor que peques de conservador, los perfumes fuertes suelen causar rechazo.

Compra unas velas perfumadas para ir a lo seguro o rocía un perfume suave y original (fresco, afrutado…).

Manos a la obra: ¿cómo hacer un masaje erótico épico?

Ahora sí, con todo preparado sigue estos sencillos consejos:

No le digas nada

Si tienes oportunidad, prepara el masaje erótico en secreto. En el campo sexual no hay nada peor que la planificación minuciosa.

Puedes acondicionar la habitación mientras tu pareja se da una ducha o prepara la cena.

Masajea la cabeza y las extremidades

El o ella no sabe nada de tu apoteósico plan, ¿verdad? Tu pareja estará más fría que el iceberg del Titanic, mientras que tú estarás más caliente que el palo de un churrero. Por favor, ¡contrólate!

El masaje erótico perfecto debe comenzar alejado de los genitales. Relaja a tu pareja. Empieza por la cabeza, por las manos o por los pies.

Masajea con suavidad. Disfruta el momento. Simplemente mueve tus pulgares de menor a mayor intensidad. Con ganas. Piensa que eres un masajista profesional, ¡créetelo!

Importante: no estás amasando un pan de brioche. Sé delicado.

Céntrate en el tronco

Después de masajear los pies, las manos o la cabeza (no tienes por qué hacerlo en todas esas partes), acércate suavemente al tronco.

Es una zona más sexual que ofrece muchas posibilidades. Masajea con delicadeza y sin prisa, empezando con un masaje inocente y terminando con leves roces en zonas erógenas.

¡Tranquilo que ahora viene lo bueno!

Acércate a los genitales

Acercarse no quiere decir ir directo al grano. Antes de entrar en materia haz que tus dedos corran por sus glúteos, por su pelvis…

Tu pareja te dejará bien claro cuál es el mejor momento para pasar al siguiente nivel.

El culmen (solo para expertos)

Termina el masaje erótico con uno de estos juguetes sexuales. Sorprenderás a tu pareja. Disfrutará y disfrutarás.

Consejo final para hacer el masaje erótico perfecto

Si eres impulsivo, contrólate. No hay nada peor que ir directo al grano. ¡El masaje es un juego y un preliminar!

Si eres -demasiado- calmado o un tanto inseguro puedes caer en el error de masajear demasiado. ¡Se te pasará el arroz! Ni cinco minutos ni hora y media. Sé atrevido.

¿Y si no tienes pareja o buscas un masaje profesional?

Quizá quieres un masaje que te haga vibrar, pero no tienes pareja.

No hay problema, cada día hay más locales especializados en masajes eróticos profesionales. Valencia es uno de los referentes en este sector, ¿te lo vas a perder?


Compárteme